Las especies permitirán a la empresa encargada de las obras recuperar las áreas silvestres colindantes al camino que atravesará el Santuario de la Naturaleza del Río Achibueno.

El Programa Achibueno, que lidera el Instituto Forestal (INFOR), organismo adscrito al Ministerio de Agricultura, realizó una donación de 22 mil árboles de especies nativas, entre las que se cuentan peumos, maquis, guindos santos, boldos, quillayes, laureles y ciprés, entre otros, a la Seremía de Obras Públicas del Maule para mitigar el impacto de las obras de extensión de la Ruta L-45, precordillera de Linares.

Para el Seremi de Obras Públicas de la Región del Maule, Francisco Durán, esta donación “genera una tremenda alegría a la comunidad, puesto que la empresa encargada de las faenas recuperará la zona colindante al camino con árboles cuyas semillas tienen su origen en la misma cuenca. De esta forma, se garantizará que el Santuario de la Naturaleza se reforeste con especies autóctonas y no se vea afectado por los avances del camino”.

En tanto, el Director del Proyecto de Protección, Producción y Promoción del Santuario del Rio Achibueno, Víctor Barrera, dijo sentirse “contento que el INFOR pueda garantizar la conservación de los sectores colindantes del Santuario, ayudando a reconvertir o compensar las obras civiles de esta ruta por medio de un ambicioso plan de reforestación que estará a cargo de la empresa constructora”.

Asimismo, Barrera agradeció el apoyo del Gobierno Regional del Maule “quienes a través de los recursos del FNDR harán posible el levantamiento de un nuevo hito para la conservación de los bosques nativos, permitiendo que esta área protegida no se vea amenazada por las obras de desarrollo vial”.

Según la estimación del Ministerio de Obras Públicas y la empresa a cargo de las obras de extensión de asfaltado de la ruta L-45, los árboles donados serán establecidos a lo largo de los 15,7 kilómetros que tendrá el nuevo trazado vial; es decir, entre las localidades de El Peñasco a Los Hualles.

 

FOTO NOTA ACHIBUENO